La Gran Muralla China: Cuándo, cómo y por qué se construyó

La Gran Muralla China: Cuándo, cómo y por qué se construyó

La Gran Muralla China es una de las obras arquitectónicas más imponentes de la historia de la civilización. Construida entre el siglo V a.C. y el XVI, este coloso se mantiene hoy en día en pie pero con modificaciones.

Hasta un 30% del total de la construcción de la muralla china ha sido destruido durante los últimos años y se estima que tan solo el 8% de esta gigantesca obra se mantiene en buen estado, es por esto que arquitectos de todo el mundo viajan para contemplarla y descubrir todos los entresijos que encierra.

¿Cuánto mide la Muralla China?

Muchos afirman que esta imponente construcción es tan colosal que se aprecia incluso desde el espacio. No obstante la ciencia ha demostrado que esto no es más que una de las tantas leyendas que circulan sobre la Gran Muralla China. Pero no por ello su tamaño es menos impresionante. Si alguna vez te preguntaste cuánto mide la Gran Muralla China has de saber que esta se extiende 21.200 kilómetros sobre el gigante asiático, teniendo en cuenta todas sus ramificaciones. La muralla empieza en la frontera que tiene actualmente el país con Corea y atraviesa el desierto de Gobi, lo que equivale a cinco veces la longitud de Estados Unidos.

Curso de representación de ensayos no destructivos en Patrimonio

No siempre se ha sabido con exactitud cuanto mide la muralla china. En un estudio realizado hace apenas dos décadas se estimaba que la muralla medía 8.850 kilómetros, es decir 12.000 kilómetros menos de lo que informan que mide actualmente. Se trata de una cifra demasiado elevada como para que haya pasado inadvertida tantos años, por lo que tiene una explicación lógica. Al hacerse la pregunta de cuánto mide la muralla china, se calculó la construcción de la misma durante la época de la dinastía Ming, que se prolongó desde 1368 a 1644. Esta es la muralla que se tuvo en cuenta en este primer cálculo, que en realidad corresponde a su último periodo de construcción, ya que lo que hoy consideramos parte de la muralla empezó a construirse en el año 445 a.C. y en el año 220 a.C. ya tenía 16.000 kilómetros.

Dejando a un lado su longitud, su altura tampoco es baladí, ya que se alza hasta 8 metros de altura y cada 800 metros más o menos se construyeron altas torres de vigilancia. Su grosor llega a superar los 5 metros en algunos tramos.

Muralla china mapa

Construcción de la Muralla China

Pese a lo que se piensa comúnmente, la Gran Muralla China no es una línea continua ni ha sido construida de un tirón. Se trata de una barrera defensiva, conjunto de varios trozos de muro que se levantaron en distintas épocas, desde el siglo III a.C hasta el siglo XVIII. Sin embargo, se le atribuye a la dinastía Ming la construcción de la muralla durante los siglos XV y XVI, aunque una gran parte de la misma se reconstruyó en ladrillo y piedra, añadiendo torreones. 

Una de las mayores preocupaciones de los emperadores chinos fue la defensa y, por tanto, la fortificación de la frontera frente a los pueblos nómadas del norte de China. Se cree que la Dinastía Qing fue la que encargó la construcción de una parte de la futura Gran Muralla China en el 221 a.C. Lo que sí sabemos es que fue la Dinastía Ming (1368-1644) la última en construir o reconstruir la Muralla China. Se tardaron 200 años en terminarla, con grandes paredes con torres, que además servirían de carreteras para las tropas en las zonas de difícil acceso.

Por tanto, la construcción de la muralla tal y como la conocemos hoy en día se le debe a Qin Shi Huangdi, cuya fama de emperador temido y cruel le precede. Qin Shi Huangdi fue quien mandó construir su propia tumba, el famoso Mausoleo de los guerreros de Xian. La Muralla China, por su parte, se construyó como método de defensa contra los ataques y las invasiones de los pueblos nómadas de las estepas del norte.

Además de por su utilidad, la Gran Muralla China destaca porque, durante la época Ming, fue construida como muestra del poder que ostentaba el país y de su actitud frente a los extranjeros, especialmente de sus vecinos del norte. Los que quedaban fuera de la muralla eran considerados como bárbaros mientras que los del otro lado se consideraban “el único mundo civilizado”. También servía para diferenciar los dos tipos de sociedades que vivían a cada lado de la muralla, la del pueblo sedentario que practicaba fundamentalmente la agricultura, y la nómada, que se basaba en la ganadería.

la Gran Muralla China en otoño

Materiales empleados en la construcción de la Muralla China

Uno de los materiales empleados en la construcción de la muralla china, en su tramo más visitado hoy en día, es la piedra caliza debido a su abundancia en Pekín y sus alrededores. Sin embargo, en otros tramos también se utilizó granito, ladrillo cocido y barro. Además, la muralla tiene fama de ser el mayor cementerio del mundo ya que se estima que aproximadamente 10 millones de trabajadores fallecieron durante su construcción y fueron emparedados entre los altos muros.

La construcción de la muralla china no se llevó a cabo por ningún experto en el sector o constructor habitual, sino que fueron campesinos y prisioneros las principales manos de obra de esta maravilla arquitectónica considera como la construcción con más trabajadores de la historia.

La forma más habitual de transportar los pesados bloques de los elementos antes mencionados para construir la muralla fue llevarlos a sus hombros o espaldas, de la manera más tradicional posible. En zonas con senderos suficientemente planos se empezó a utilizar la tecnología de las rústicas carretillas equipadas con una sola rueda, mientras que en los valles profundos los materiales fueron transportados con cuerdas en improvisadas poleas.

La Gran Muralla China en la actualidad

Con el paso del tiempo, la Muralla China ha perdido su condición de barrera defensiva, pero se ha convertido en un símbolo cultural para orgullo del pueblo chino. Se trata de uno de los monumentos más emblemáticos del país y está considerada como la mayor obra de ingeniería del mundo. Sin embargo, como muchas otras construcciones emblemáticas, la Gran Muralla China también ha sufrido el deterioro por el cambio climático y los procesos de urbanización, además del vandalismo y la falta de mantenimiento. Otro de los motivos es la erosión provocada por las tormentas de arena, que puede hacer que desaparezcan 60 kilómetros en tan solo 20 años.

Por este motivo, se han realizado algunos trabajos de restauración a lo largo de los años, alguno con poco atino. Es el caso del intento de restauración que se llevó a cabo en el 2016, que no respetaba en ningún caso la estética propia de la frontera de piedra original. El gran problema es que tan sólo se mantiene un buen estado un 8,2% de la estructura total.

En 1987 la muralla se designó como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y en enero de 2007, se convirtió en una de las Nuevas Siete maravillas del Mundo Moderno, junto a otras grandes construcciones como la ciudad de Petra. La Gran Muralla China recibe más de 50.000 visitantes de media al día. Desde el 2019 tan sólo podrán acceder 65.000 personas máximo, de forma diaria, para evitar el completo deterioro de la muralla. ¿Ya has hecho la cuenta de cuánta gente puede llegar a visitar este monumento cultural a lo largo del año?

Curso de BIM aplicado a la conservación del patrimonio histórico con PetroBIM

¿Has visitado alguna vez la Muralla China? ¡Cuéntanos en comentarios!

Fuente: National Geographic

Ingeoexpert

Departamento de redacción de contenidos de Ingeoexpert.

Deja una respuesta