La historia del acueducto de Segovia comienza más tarde de lo que recogen los libros

El hallazgo de un sestercio de Trajano traslada el inicio de su construcción al siglo II d.C

Como es conocido por los españoles en general y los segovianos en particular, el acueducto de Segovia es una construcción civil romana, situada en la ciudad española de Segovia, en la comunidad autónoma de Castilla y León, hacia el centro de la península ibérica.

La parte más visible es la arquería que se encuentra en la plaza del Azoguejo, dentro de la propia ciudad de Segovia, protagonista de innumerables fotografías.

Se trata de una obra de ingeniería civil que ha trascendido a su cometido original y se ha convertido en un monumento, un referente y un símbolo. Por eso, la noticia de que su “fecha de nacimiento” es diferente a la que se pensaba está en boca de todos.

Construcción: Hacia el siglo II d. C.

Los datos que se manejaban hasta ahora indicaban que el acueducto de Segovia había sido construido en torno al año 98 después de Cristo; es decir, en el siglo I d. C. Sin embargo, las nuevas investigaciones han hecho que el acueducto rejuvenezca unos años: se barajan ahora las fechas que van del 112 d.C. al 116 d.C. como momento de su construcción.

La confirmación: un sestercio

El curioso dato que parece confirmar esta fecha es una moneda. Se trata de un sestercio, hallado en el relleno de las fosas de fundación de las pilas del acueducto, entre el material cerámico del relleno de las pilas del acueducto.

Este relleno, fabricado en los talleres riojanos de Tricio, apuntaba a que la fecha de su uso tenía que ser algún momento del primer tercio del siglo II d. C. El sestercio lo confirma: es una moneda acuñada durante el mandato de Trajano y emitida entre los años 112 y 116.

La historia del acueducto de Segovia está ligada a la historia de España y a su herencia romana, por lo que precisar estas fechas nos hace comprender mejor de dónde venimos.

Materiales constructivos del acueducto de Segovia

Una de las características más representativas del acueducto, así como de la arquitectura romana, es la ausencia de argamasa entre los sillares de gratino.

Por otro lado, están los rellenos, ya comentados, de cerámica, donde se ha encontrado el sestercio que confirma la edad del acueducto.

Algunos elementos se han perdido con el paso del tiempo, como la cartela con letras de bronce donde se indicaba la fecha y el constructor. De haberse conservado, tendríamos la certeza de la fecha de su construcción.

 

Uno de las obras cumbre de la ingeniería mundial, que marca un hito en el desarrollo de esta área, y que se erige sobre el suelo de Segovia como prueba irrefutable del conocimiento sobresaliente en la época romana, muestra, con este descubrimiento, cómo la arqueología y todas las ciencias e ingenierías relacionadas con ella se nutren de manera recíproca con el objetivo de una mejor y mayor definición de la historia que nos precede.

Fuentes: El PaísTurismo de Segovia

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad