contaminacion en la fosa de las marianas

La contaminación llega a la fosa de las Marianas

En un artículo publicado en la revista Nature, un grupo de científicos ha confirmado que la fosa de las Marianas está siendo contaminada.

La fosa de las Marianas es un lugar misterioso que despierta la curiosidad de científicos y amantes de la geología y la naturaleza, y que, hasta hace bien poco, se consideraba
“limpio y ajeno” a la mano del hombre.

Esta fosa se encuentra a la asombrosa cifra de 11 kilómetros de profundidad, un lugar oscuro y apasionante desde el punto de vista de la geología por sus formaciones rocosas y por los elementos que la forman, y que conforma un hábitat repleto de vida microscópica y de criaturas extrañas del fondo marino.

Se sabe que la mano del hombre en lo que se refiere a contaminación se deja ver en casi todos los ecosistemas del planeta, como en el caso de los residuos plásticos que se acumulan en el mar, aunque se pensaba que la fosa de las marianas y los fondos oceánicos eran una excepción. No es así.

Esta zona abisal parece ser un vertedero en el que el ser humano, inconscientemente, ha ido depositando compuestos químicos a lo largo de los años, perjudicando el ecosistema gravemente y demostrando, una vez más, que la toxicidad de los compuestos químicos es alta y peligrosa para los ecosistemas.

Un equipo de científicos marinos descendieron, a los mandos de sus innovadores robots, hasta estas inhóspitas zonas donde la presión es hasta 1.000 veces mayor que en la superficie. Allí pudieron comprobar que los crustáceos carroñeros que habitan este ecosistema portan una elevada concentración de compuestos usados en electrodomésticos y otros menesteres.

Estas pequeñas y raras criaturas fueron recogidas por los robots y analizadas por los investigadores en los laboratorios, y llegaron a la conclusión de que en los cuerpos de estos seres vivos que viven a 11 kilómetros de profundidad, hay más cantidad de estos agentes contaminantes que en animales propios de las zonas costeras del planeta. Un dato a tener en cuenta que puede resultar alarmante.

Relacionado: cursos de medio ambiente.

Materiales que tardan años en desaparecer

Estos materiales contaminantes, que se conocen como Policlorobifenilos “PCBs”, pueden perdurar a lo largo de los años sin descomponerse y, de esta forma, es más que posible que se trasladen a otras zonas del planeta tanto por agua como por aire, expandiendo de esta manera la toxicidad de sus componentes con una tremenda facilidad y longevidad en el tiempo.

Los investigadores opinan que estos “PCBs” llegaron a la fosa de las Marianas. Solo hay otra zona donde se pueda ver esta circunstancia, y es en el noroeste del Pacífico es la Bahía de Suruga, en Japón. Una zona muy industrializada con un alto uso de químicos organoclorados, según señalaron los investigadores.

Debido a los agentes químicos creados por el ser humano y que se encuentran contaminando  la naturaleza, varios científicos han elaborado una teoría en la que postulan que nos encontramos a las puertas de una nueva era geológica denominada Antropoceno y en la que el ser humano juega un papel determinante como agente de cambio del ecosistema.

Las fosas más profundas no son ajenas a la contaminación del hombre, y sus consecuencias, aún a día de hoy, resultan un misterio que debe ser investigado con el fin de resolverlo de manera urgente.

Fuente: Nature.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad