casa hecha con impresora 3d

Construcción de casa con impresora 3D en 24 horas

La impresión en 3D es capaz de generar edificaciones, incluso viviendas, en un tiempo récord. Desde juguetes hasta órganos para transplantes, las posibilidades de esta forma de fabricación de objetos son cada vez más habituales.

Una de las últimas demostraciones de las posibilidades de esta tecnología ha tenido como protagonista a la empresa Apis Cor, que ha construido una vivienda en tan solo 24 horas en Rusia.

Entre los nuevos planteamientos de Apis Cor, que le han valido ser noticia a lo largo y ancho del mundo, está el imprimir la vivienda o edificación en el mismo lugar donde va a asentarse de forma definitiva.

En general, las casas prefabricadas tradicionales se construyen en una fábrica, se trasladan al lugar donde va a levantarse la edificación y se ensamblan allí. Es decir: hay un proceso de traslado de los elementos constructivos desde el lugar donde se crean hasta el lugar donde van a ser unidos como vivienda.

La forma de trabajar de Apis Cor es diferente porque trasladan la impresora 3D al lugar donde va a asentarse la casa definitivamente y es allí donde, directamente, la imprimen.

A continuación se puede ver el vídeo promocional de Apis Cor donde muestran cómo construyen esta casa en 3D.

En este caso, la vivienda construida tiene 38 metros cuadrados y cuesta unos 10.000 dólares. La impresora portátil empleada puede dar una pista de hacia donde se dirige la impresión en 3D en materia arquitectónica: la construcción de viviendas baratas en muy poco tiempo, en cualquier parte del mundo, es una posibilidad plausible.

Relacionado: cursos de arquitectura.

Además, la demostración de Apis Cor muestra que en climatología más o menos adversa, como puede ser el tiempo frío de Rusia que se aprecia en el vídeo, su impresora 3D también funciona con normalidad. Este hecho es especialmente relevante dado que muchos de los productos empleados con esta tecnología necesitan una climatología cálida y pueden no operar con normalidad cuando se usan en ambientes fríos.

Impresoras 3D en el mundo de la construcción

Los proyectos en los que se habían utilizado las impresoras 3D dentro del mundo de la construcción son muchos y muy variados.

Por ejemplo, la empresa china WinSun es una de las firmas más famosas en el sector de la construcción en 3D, que ya había destacado anteriormente por la velocidad a la que es capaz de imprimir elementos constructivos usando esta técnica.

Al ahorro de tiempo y dinero (los materiales constructivos en 3D pueden ser más baratos que los habituales) se suma ahora la posibilidad de reducir la huella ambiental evitando el traslado de las cosntrucciones de un lugar a otro, reduciendo este aspecto al desplazamiento de la impresora.

Impresión 3D

La impresión en tres dimensiones tiene su origen en los años 80. Supone una de las últimas evoluciones de la impresión. Gutenberg en el siglo XV con su imprenta o la litografía a finales del siglo XVIII son los precursores de lo que hoy conocemos como impresión 3D.

En esencia, la impresión en 3D se compone de varias tecnologías diferentes que son capaces de fabricar objetos por el método de la adición de capas sucesivas de material superpuesto.

Las impresoras 3D ofrecen a los desarrolladores del producto, la capacidad para imprimir partes y montajes hechos de diferentes materiales con diferentes propiedades físicas y mecánicas, gracias a su capacidad para ensamblar las diferentes partes.

En muchos casos, la impresión 3D sirve para ofrecer modelos o prototipos de productos que se desarrollarán más adelante por otros medios. En otros casos, como el que nos ocupa hoy, son capaces de generar el bien o producto que va a adquirirse directamente.

Fuentes: WinSun, Apis Cor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad