El Brexit geológico o cómo Gran Bretaña se separó de Europa miles de años atrás

El reciente estudio de la Universidad de Gante (Bélgica) y el departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería del Imperial College de Londres, publicado en la revista Nature Communications, ha puesto en evidencia los sucesos geológicos que hace millones de años hicieron, de lo que antes era una península, la isla que actualmente es Reino Unido.

Para demostrarlo, han tomado datos de sísmica de reflexión y batimetría en el estrecho de Dover, para estudiar unos gigantescos valles en el fondo oceánico (las Fosses Dangeard). En un estudio que ha durado diez años, los resultados demuestran que la hipótesis propuesta en 1985 por Alec Smith, geólogo marino del Bedford College de Londres, estaba en lo cierto. Entonces Alec Smith planteó que estos agujeros podrían haber sido fruto de antiguas cataratas, pero hasta este momento no había evidencias que respaldasen su teoría.

El estado de la cuestión es el siguiente. Hace 460.000 años, más de la mitad de Reino Unido y Escandinavia estaban cubiertos de un enorme glaciar, fruto de una época de glaciación. Por ello, la parte sur del Mar del Norte y el canal de la Mancha formaban parte de la superficie emergida, es decir, era una parte más del continente y el punto de unión de éste con la actual isla. Francia e Inglaterra estaban unidas por un muro de caliza que ocupaba todo el estrecho de Dover.

El agua de los ríos del continente, cuando llegaba a este punto, formaba un lago enorme, pues su desembocadura en el océano quedaba impedida por este muro de caliza, que funcionaba como una presa y generaba imponentes cataratas. Por tanto, las Fosses Dangeard, que tienen varios kilómetros de diámetro y alrededor de cien metros de profundidad, serían en realidad piscinas naturales formadas al pie de las antiguas cataratas.

La primera separación del Reino Unido de Europa

En un momento indeterminado durante la glaciación, por un fenómeno llamado megaflood, este muro de caliza se rompió y provocó la completa inundación del actual canal de la Mancha. De este modo se inició la abertura del estrecho de Dover, que luego evolucionó hasta su estado actual a causa de otra inundación de gran envergadura. Se ha llegado a esta conclusión porque los datos batimétricos revelan que el suelo marino está repleto de rasgos geomorfológicos típicos de terrenos erosionados por megafloods. Cuando se derritieron los glaciales y subió el nivel del mar, el suelo del valle quedó completamente inundado. De este modo, Reino Unido se convirtió en la isla que es actualmente, en una suerte de ‘brexit’ geológico.

El momento en que ocurrió esta segunda inundación es asimismo incierto. Gracias a las reconstrucciones paleogeografías sabemos que el Mar del Norte y el canal de la Mancha permanecieron emergidos durante las dos siguientes glaciaciones. A la luz de esto, una podría haber ocurrido hace 350.000-130.000 años y la última hace 110.000-10.000 años.

La datación exacta de estos dos eventos es lo que queda pendiente para las sucesivas etapas del proyecto de investigación, en las que se perforará el sedimento que rellena las Fosses Dangeard para tomar muestras de los sedimentos de las piscinas y así poder analizarlos y determinar el momento de la erosión.

Fuente: Noticias de la ciencia.

Imagen: Imperial College London/Chase Stone

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad