Cambio climático terreno

El cambio climático en España

Los efectos del cambio climático variarán en un lugar a otro. Las consecuencias del cambio climático en España son diferentes a las que vivirán otros países, incluso dentro del mismo continente europeo.

Repasamos algunos de los efectos del cambio climático en España, que ya están empezando a dejarse sentir: alteración de los ecosistemas, modificación del terreno, empeoramiento de las condiciones de salud o mayor número de incendios son algunos de los retos a los que vamos a enfrentarnos en décadas venideras.

Efectos del cambio climático en la península ibérica

Alteración de ecosistemas

La flora y la fauna autóctonas sufrirán las consecuencias del cambo climático. Ecosistemas como los humedales podrían desaparecer totalmente, mientras que algunas especies en riesgo de extinción acabarán por desaparecer junto con el deterioro de las condiciones que hacen posibles su vida. Podría ser el caso del oso cantábrico o el lince ibérico.

No todo serán desapariciones, sino que también será posible la aparición de especies invasoras exóticas, en este caso debido al aumento de la temperatura. Este hecho ha tenido lugar ya, con la aparición, por ejemplo, del mejillón cebra en los ríos de la península o la medusa en las costas.

Subida de nivel del mar, desertificación y modificación del terreno

La subida del nivel del mar implicará que algunas ciudades quedarán sumergidas bajo el agua. Grandes núcleos habitados en España se sitúan en las costas, por lo que ciudades como Coruña, Gijón, San Sebastián, Barcelona, Valencia o Málaga, por citar tan solo algunas de ellas, se enfrentarán al hundimiento de parte de su callejero.

Por otra parte, la situación meridional de la península implica que con la subida de las temperaturas, grandes zonas del sur de España sufrirán un proceso de desertificación acelerado que convertirá buena parte del terreno en un desierto. Estos hechos tendrán repercusiones también en los cultivos y, por lo tanto, en la actividad económica del país. Olivos y vides en el sur, y por lo tanto el aceite y los vinos, serán los principales afectados en años venideros.

Además, los incendios que ya sufre el país en los periodos con menos lluvia irán a mayores, así como el problema de la sequía.

Impacto en la salud de la población

Enlazado con el primer punto sobre la proliferación de nueva fauna, la subida de la temperatura media favorecerá las condiciones para que aparezcan nuevos tipos de mosquitos, que traerán consigo enfermedades contagiosas.

Además, al extremarse la temperatura, serán habituales olas de frío y calor más duraderas de lo que estamos acostumbrados, con su impacto en la población más vulnerable: personas mayores y niños de corta edad.

Las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, que ya presentan graves problemas de contaminación, sufrirán aún más este problema con la subida de las temperaturas y las precipitaciones más escasas.

Para que los peores escenarios no se cumplan, es necesario que la comunidad internacional se ponga manos a la obra para detener la emisión de gases de efecto invernadero en la atmósfera terrestre.

Fuente: Greenpeace, WWF.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad