Articulo ingeo

La importancia del terreno en los proyectos de construcción

Todos los proyectos constructivos, en mayor o menor medida, tienen que buscar apoyarse en el terreno para conseguir equilibrio, estabilidad y funcionalidad de sus estructuras.

Definimos “estructura” en su sentido amplio, es decir, como un conjunto de elementos artificiales o naturales que se integran mediante interacciones fisicoquímicas para dar lugar a un nuevo ente con cualidades propias, que pueden ser diferentes a las de sus elementos constituyentes individualmente observados. Así, serán estructuras tanto los entramados de hormigón armado de un edificio o el tablero postensado de un puente como un túnel.

Desgraciadamente, en muchas ocasiones el terreno no presenta unas condiciones óptimas para los requerimientos de un proyecto, por lo que hay que buscar alguna alternativa para conseguir que el apoyo de las estructuras involucradas se realice de forma suficientemente segura y económica.

Entre estas alternativas podemos encontrar:

  • Realizar rediseños de la estructura y su cimentación, así como de los pre-acondicionamientos del trabajo para permitir la entrada de maquinaria pesada (p.ej.: atravesar un estrato blando mediante pilotes hasta alcanzar un substrato competente).

Preacondicionamiento del terreno

  • Buscar otro emplazamiento más adecuado: en muchas ocasiones, especialmente en áreas urbanas muy consolidadas, los espacios libres para nuevos proyectos civiles o de edificación pueden reunir unas pobres cualidades geotécnicas ya que los emplazamientos más cómodos ya han sido desarrollados. En algunos casos, especialmente en áreas industriales o cerca de grandes infraestructuras, podemos encontrar terrenos en los que se ha producido un gran movimiento de tierras o en el que el suelo natural puede haber sido aprovechado como préstamo y sustituido en la actualidad por escombros que, en ocasiones, no habrán sido debidamente compactados. En estos escenarios, las condiciones geotécnicas de las capas superficiales pueden ser muy pobres, por lo que las cimentaciones necesarias pueden encarecer el proyecto de forma notable.

Tomografía del emplazamiento

  • Sustitución o mejora del terreno: este conjunto de técnicas, permiten asegurar la viabilidad del proyecto en un emplazamiento en el que habría que acudir a cimentaciones profundas o, incluso, a abandonar esa localización en busca de otro lugar con mejores características geotécnicas. Mientras que las sustituciones de terreno han sido muy utilizadas durante décadas, hoy en día se tiende a buscar medidas de mejora del terreno que puedan abaratar costes y evitar los problemas asociados a grandes movimientos de tierras.

 

Los terrenos, ya sean artificiales (rellenos, vertederos, acopios, etc.) o, en especial, naturales, tienen características que pueden ser muy variables y, por ello, complejas de predecir, tanto en el espacio como en el tiempo.

Al realizar campañas de reconocimiento geotécnico, en muchas ocasiones comprobamos como el terreno puede presentar notables diferencias en su naturaleza y comportamiento en puntos muy cercanos. Así mismo, algunos terrenos pueden ser susceptibles de sufrir grandes cambios en su comportamiento si cambian sus condiciones de humedad, estados tensionales, temperatura, vibraciones, etc.

Es conclusión, el terreno suele tener una multidependencia de factores tanto intrínsecos como exógenos mucho más notable que otros materiales de construcción. Por ello, la correcta concepción y ejecución de un estudio geotécnico, así como un adecuado tratamiento estadístico de sus conclusiones es fundamental para el éxito de cualquier proyecto geotécnico.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad