desierto dunas

El desierto: Formación y tipos

El imaginario popular sabe lo que es un desierto. Cuando nos preguntan por uno, nuestra mente se dirige al Sáhara o a cualquier extensión de arena donde la vida brilla por su ausencia y el agua es un bien escaso.

Los desiertos no son yermos muertos como creemos, sino hábitats biológicamente muy ricos con multitud de plantas y animales que se han adaptado a las duras condiciones del terreno. Incluso hay humanos que se han adaptado a vivir en desiertos. Aproximadamente un sexto de la población humana de la Tierra vive en regiones desérticas.

¿Qué es un desierto?

Aunque lo azul de nuestro planeta nos pueda confundir, más de un quinto de las zonas continentales de la Tierra es desierto, y los hay en todos los continentes. Un desierto es aquel lugar con menos de 25 centímetros cúbicos de lluvia al año.

Con esta definición, no es necesario que los desiertos sean secos y calientes. Mientras que en el Sáhara pueden alcanzarse los 50º durante el día, todo el continente de la Antártida se considera desierto. El desierto del Gobi es otro ejemplo de desierto con temperaturas muy variables.

Relacionado: Curso en Restauración ecológica de ecosistemas forestales

¿Cómo se forma un desierto?

Lo básico para considerar que un terreno es desértico es la poca precipitación, así que cabe preguntarse por qué es así en primer lugar. En términos geográficos, los desiertos se hallan en los extremos occidentales de los continentes o, como es el caso de los desiertos del Sáhara y el Gobi, se encuentran lejos de la costa en el interior de Eurasia.

Esto se debe a los vientos alisios o tropicales. Estos vientos se generan en los trópicos. Mientras se alzan cerca del Ecuador, condensan la humedad en forma de nubes y lluvia. Mientras se alejan en dirección a los polos, el aire descarga toda su humedad. Para cuando vuelve al Ecuador, el aire desciende, se comprime y se calienta, y su humedad relativa cae.

En estas condiciones, no es habitual que se formen nubes y llueva. Como resultado, las regiones continentales por los que pasan estos vientos se vuelven extremadamente áridos.

desierto dunas

¿Qué tipos de desiertos existen?

Esta no es la única forma en la que pueden crearse desiertos. Las grandes barreras montañosas también impiden que lleguen nubes húmedas a áreas de sotavento. Durante la subida por la montaña, la humedad cae en forma de lluvia. Como consecuencia, en el lado opuesto de las montañas se forma un desierto.

Los desiertos costeros se encuentran en los bordes occidentales cercanos a los trópicos. Estos desiertos son menos estables que otros tipos y bastante complejos, pues su creación depende de sistemas terrestres, oceánicos y atmosféricos. Durante el invierno, las corrientes frías generan una niebla que bloquea la radiación solar.

También se generan desiertos por los vientos estacionales. Estos son los llamados desiertos de monzón, que se desarrollan por las variaciones entre los continentes y el océano. Se producen cuando el monzón se descarga a lo largo de muchos kilómetros y al llegar al interior el viento se ha vuelto seco y con efecto foehn.

¿Cuáles son los desiertos más grandes del mundo?

Como comentábamos antes, los desiertos también pueden ser fríos. Esto convierte al Desierto Polar Antártico del continente de la Antártida en el desierto más grande del mundo, con un tamaño de aproximadamente 14 millones de kilómetros cuadrados. El segundo es, como se puede imaginar, el Desierto Polar Ártico, que se extiende por varias regiones entre las que se encuentran Alaska, Canadá, Groenlandia y Rusia, y cuenta con una superficie de 13.726.000 millones de kilómetros cuadrados.

desierto polar artico

En cuanto a los desiertos no polares más grandes, este era de esperar: el desierto del Sáhara, un desierto subtropical en el norte de África, cubre una superficie de unos 9 millones de kilómetros cuadrados.

desierto del sahara

El desierto de Arabia es el siguiente en la lista, con 2.300.000 millones de kilómetros cuadrados. Situado en la península arábiga y ocupando casi toda la península, alcanza Jordania, Irak, EAU y otros países.

Los desiertos de Australia ocupan un área de 1.371.000 kilómetros cuadrados y ocupan un 18% del continente australiano. En lugar de un solo desierto, se compone de diez grandes extensiones áridas. Por superficie, las más importantes son dos: el Gran desierto de Victoria y el Gran desierto de Arena.

El desierto de Gobi se extiende a lo largo de 1.300.000 kilómetros cuadrados por la parte sur de Mongolia y la zona norte de China. Este desierto es uno de los más interesantes, pues cuenta con zonas heladas, dunas de arena y una rica vida salvaje.

desierto de gobi

El desierto de Kalahari tiene una extensión de 930.000 kilómetros cuadrados y toca Botsuana, Namibia y Sudáfrica. Es similar a los desiertos australianos por su paisaje y pluviosidad.

El desierto de la Patagonia se encuentra enmarcado por los Andes y se extiende por 670.000 kilómetros cuadrados. Ocupa parte del sur de Argentina y ciertos puntos de Chile. Este es uno de los desiertos provocados por las cadenas montañosas que bloquean el flujo de humedad que llega desde el Pacífico.

desierto de la patagonia

Como puedes ver, los desiertos son zonas variadas en cuando a ubicación, origen, condiciones de vida y temperatura. Pese a que su formación es natural, conviene tener en cuenta que la pérdida continuada de vegetación está provocando que se extiendan por áreas que hasta entonces no eran áridas.

Fuente: Diario ABC

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad