entrada mina de montaña

La minería subterránea: ¿En qué consiste?

La minería subterránea es aquella se dedica a la explotación de recursos debajo de la superficie de la tierra. En la mayoría de las ocasiones, se llevan a cabo estas explotaciones subterráneas cuando la extracción de los minerales a cielo abierto no es posible, sea por motivos ambientales o económicos.

 

Las explotaciones mineras surgen del descubrimiento de una concentración de mineral bajo tierra, en el caso de la minería subterránea, con un valor económico suficiente como para compensar la construcción de una mina.
Las minas subterráneas son la alternativa a las minas de superficie. Las minas de superficie excavan de arriba hacia abajo, un método que puede volverse ineficiente a profundidades superiores a los 60 metros.

Relacionado: Cursos de minería

Todas las minas subterráneas tienen algunos componentes cruciales en común: los ejes de ventilación para eliminar los humos tóxicos de las perforaciones, rutas de escape, ejes de acceso para bajar trabajadores y equipos; túneles de transporte de mineral, pozos de recuperación para llevar el mineral excavado a la superficie y sistemas de comunicación para enviar información de ida y vuelta entre la superficie y los niveles inferiores de la mina.

Sin embargo, no hay dos minas iguales. Las aplicaciones tecnológicas y las decisiones básicas sobre el diseño y el método de minería se basan en consideraciones como el tipo de mineral que se extrae, la orientación del yacimiento o las características geológicas subterráneas.

Tipos de minas subterráneas

Podemos diferenciar dos tipos de minas subterráneas en función de dónde estén localizadas y tengan características diferentes debido a este motivo.

Los pozos mineros

mineria subterranea

Son excavaciones que se encuentran por debajo del nivel del terreno, en los valles y otras planicies. Los pozos suelen excavarse de forma vertical o ligeramente inclinados. Algunas de estas minas pueden encontrarse debajo del mar.

Para desaguar estas explotaciones deben instalar bombas que saquen el agua desde los niveles inferiores hasta la superficie. Es en este tipo de minas subterráneas donde pueden ocurrir derrumbes más frecuentemente.

Las minas de montaña

mina de montaña

El acceso a este tipo de explotaciones de minería subterránea es mucho más sencillo que en los pozos mineros. Se construyen, en la mayoría de los casos, pasillos de acceso horizontales, excavadas en las laderas. En cuanto al desagüe en este tipo de minas, es mucho más sencillo, ya que se lleva acabo con la ayuda de la gravedad.

Ventajas de la minería subterránea respecto a la minería a cielo abierto

Una de las ventajas más evidentes de la minería subterránea es la disminución de contaminación en las zonas cercanas a la mina. Dado que es un proceso en el que el mineral y los minerales se extraen de las profundidades subterráneas, no ocasionan grandes daños al área exterior de la mina, y en general al medio ambiente. No crea el desorden normalmente presente en la minería a cielo abierto.

No es necesario romper y explotar el suelo con explosivos. La minería subterránea consiste en excavar hoyos y pasajes estrategicamente desde la superficie de la tierra hasta el mineral o áreas ricas en minerales, así que es mucho más directa y se evita exponer al aire libre todos los residuos generados por las acciones de la explotación.

Con la minería subterránea no se perturban las superficies como bosques, tierras agrícolas, ríos y áreas residenciales. La minería subterránea es la más empleada por las compañías que se dedican a la explotación de minerales. Aumenta la producción y los ingresos.

Además, las minas subterráneas suelen garantizar una vida más larga para la propia explotación, y esto es beneficioso para una compañía al pensar a largo plazo.

Desventajas de la minería subterránea respecto a la minería de cielo abierto

La minería subterránea requiere más capital para poder llevarla a cabo que la minería a cielo abierto. Este capital se invertirá sobre todo en los preparativos para llevar a cabo las perforaciones, la seguridad de los trabajadores y la configuración de métodos de ventilación efectivos.

Las explotaciones subterráneas son más peligrosas para los mineros y otras personas que trabajan en el entorno de la mina. Estarán bajo peligros constantes de derrumbe, gases venenosos y otras sustancias tóxicas. Puede haber peligro de explosión, incendio o inundaciones.

Como el área de trabajo es limitada, la alta mecanización de los medios también es limitada. En las minas bajo tierra no se pueden utilizar máquinas tan grandes como en la minería a cielo abierto. Se tarda mucho más en que la mina esté a pleno funcionamiento debido a las medidas de seguridad que se deben tomar para hacer las perforaciones de los pasillos y que estos estén listos para que los trabajadores bajen por ellos.

Para las compañías mineras supone un mayor costo salarial, debido a que trabajar en una mina subterránea es más peligroso que trabajar a cielo abierto. La productividad es limitada si lo comparamos con el alto coste.

 

Si tenéis alguna duda sobre la minería subterránea o tenéis algo más que aportar no dudéis en dejarnos un comentario.

 

Fuente: Estrucplan

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad