Impresionantes desplazamientos de falla a vista de dron tras el terremoto de Nueva Zelanda

La grabación muestra el desplazamiento sufrido por la falla Kekerengu, que atraviesa el este del país, tras el terremoto de Kaikoura.

A mediados de noviembre, Nueva Zelanda sufrió un terremoto de una magnitud de 7,8 grados. El epicentro del seísmo se situaba a unos 90 kilómetros al noreste de la ciudad de Christchurch y sucedió algo después de medianoche para los neozelandeses. El movimiento sísmico fue seguido por un tsunami de dos metros y varias réplicas.

Poco tiempo después, los investigadores neozelandeses del Instituto Geológico GNS Science analizaron la fractura en la tierra empleando un dron equipado con una cámara. Este tipo de herramientas, de fácil manejo y enorme versatilidad, suponen una enorme ventaja para la comunidad científica, ya que sirven tanto para la realización de investigaciones, como para la divulgación de hallazgos.

En las imágenes que acompañan a esta noticia, que conforman parte del recorrido que el dron realizó para documentar el impacto del sismo en el paisaje de la isla, se puede observar cómo la conocida como falla de Kekerengu y de unos 30 kilómetros de longitud, ha sufrido un espectacular desplazamiento horizontal de aproximadamente 10 metros, desplazándose, así mismo, del orden de 2 metros de manera vertical. Los estudios iniciales muestran que la longitud de la grieta es de unos 30 kilómetros y que la falla se ha desplazado aproximadamente 10 metros horizontalmente y otros 2 verticalmente. Los científicos calculan que Kekerengu se mueve entre 20 y 25 metros cada mil años.

El segundo terremoto más potente registrado desde la llegada europea

El movimiento sísmico de noviembre ha dejado una señal patente en Nueva Zelanda que puede apreciarse a simple vista, ahora desde cualquier punto del globo gracias al dron empleado por GNS para registrarlo. Entre sus impactos, se cuenta la variación de la línea de la costa neozelandesa. Este hecho no es nuevo para la isla, ya que en el año 1931 otro terremoto también modificó la costa del país, en la bahía Hawkes.

El terremoto sucedido en la South Island de Nueva Zelanda dejó dos muertos y las autoridades rescataron a 600 personas de la zona, que fueron evacuadas a la ciudad de Christchurch. El seísmo se ha convertido en el tercero más potente del año y el segundo más potente registrado desde que los europeos colonizaron las islas en 1840. El primero, desde que se tienen estos datos, sigue siendo el de Wairarapa, ocurrido en 1855 y el cual, se estima, tuvo una magnitud de entre 8.1 y 8.2.

El cinturón de fuego del pacífico

Es sobradamente conocida la enorme actividad geológica existente en Nueva Zelanda. Situada en el denominado cinturón o anillo de fuego del Pacífico, una inmensa área con forma de herradura que recorre desde la Tierra de fuego de Argentina hasta estas islas en Oceanía, esta región se caracteriza porque en ella se encuentra algunas de las zonas de subducción más importantes del mundo y, por lo tanto, con una intensa actividad tanto volcánica como sísmica.

El océano Pacífico se encuentra sobre varias placas tectónicas en permanente fricción que acumulan tensión. Cuando la tensión se libera, se originan terremotos que afectan a los países que se encuentran en el Cinturón de fuego.

A pesar de esto, los frecuentes temblores en el país no evitan poner a prueba la capacidad de sorpresa de los habitantes ante las enormes consecuencias de la fuerza de la Naturaleza.

Fuente: GNS

Vídeo: GNS

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad