Montañas más altas de Europa

Montañas más altas de Europa

 

Alrededor del mundo podemos encontrar una gran cantidad de montañas. A pesar de que la altitud media de 230 metros de Europa lo sitúe como el continente más llano, podemos encontrar accidentes geográficos de gran relevancia. Muchas de estas montañas albergan los picos más altos y bonitos de Europa. 

 

Podemos encontrar picos fascinantes y sencillos de ascender a pesar de su gran altitud, que te invitan a caminar por sus laderas y lograr llegar a su cima. Por eso, puede llegar a ser una experiencia única y todo un reto para los apasionados de los deportes de montaña. Te contamos cuáles son las montañas más altas de Europa para que puedas planear tu próxima aventura.

¿Cuáles son las montañas más altas de Europa?

Europa es un continente caracterizado por ser especialmente plano, con una altitud media de 230 metros sobre el nivel del mar. Aún así, algunos países cuentan con accidentes geográficos de gran altitud. Por eso, vamos a ver cuáles son las montañas más altas de Europa.

Cursos de geología

La cordillera del Cáucaso alberga las montañas más altas de Europa

La cordillera del Cáucaso se encuentra en el límite entre Europa y Asia, a pesar de la controversia que genera  el límite de las fronteras del continente europeo, todos los picos situados en esta zona, se consideran tanto asiáticos como Europeos. En el Cáucaso, se encuentran  la mayoría de los picos de mayor altitud del continente y aunque muchos no tienen nombre, cabe destacar los siguientes.

El Monte Elbús

Su nombre oficial “La Montaña de las mil montañas”, es  considerado la montaña más alta de Europa con 5642 metros de altitud, está situado en territorio ruso, cerca de la república de Georgia y Chechenia y es para los alpinistas una de las codiciadas “Siete Cumbres”. 

 

En realidad, se trata de un volcán que, aunque sigue activo y su última erupción fue hace 700 años, los expertos le vaticinan una actividad cercana. Sin duda este hecho tendría unas consecuencias catastróficas a nivel ecológico ya que los 22 glaciares que tiene se desharían provocando enormes avalanchas de agua, nieve y barro destruyendo todo lo que encontrara a su paso. 

Esta montaña, encierra muchos peligros y aunque su escalada no es del todo complicada, sobre todo la ruta sur, puede llegar a alcanzar en determinadas zonas  una pendiente de 45º sobre hielo procedente del glaciar. Sin embargo, el mayor problema lo encontramos en el viento y los cambios bruscos de temperatura, con visibilidad nula y por tanto peligrosa para los montañeros. Además de sus glaciares, el paisaje lo completan sus prados alpinos, y bosques de coníferas que albergan una rica fauna como zorros, ciervos, jabalís y otras muchas otras especies. Los ríos caudalosos y sus lagos silenciosos, hacen de esta montaña un agradable conjunto de belleza y sensaciones para la vista del visitante.

 

El Monte Dij-Tau

Con una altura de 5.205 metros, curiosamente esta montaña se encuentra también situada en el Cáucaso. Su nombre “monte empinado”, tiene mucho que ver con la dificultad técnica a la hora de subir a su cima. Es famosa por sus frecuentes avalanchas y aún así se convierte en objetivo ineludible para los montañeros más experimentados. Aunque situado a menor altitud, su clima más seco lo convierte en una zona casi desértica.

 

El Mont Blanc

Situada en los Alpes franceses y muy cerca de la frontera con Italia, se eleva a unos 4.810 metros sobre el nivel del mar, aunque dicha altura es difícil de precisar debido a la capa de hielo y nieve que cubre su cumbre. Rodeado de verdes campos, está habitado por numerosas especies animales como zorros rojos, marmotas, águilas reales y algunas especies de escorpiones y arañas. En cuanto a la flora, en primavera y verano crecen alrededor del macizo alerces y abetos, mientras que en la parte inferior de la montaña crecen plantas cortas o con flores, así como pastos.

El  Monte Rosa

Este macizo montañoso de 4.634 metros de altura y situado en la frontera entre Italia y Suiza, es todo un referente mundial, no solo por la variedad de paisajes si no por la accesibilidad desde zonas pobladas, un verdadero regalo de la naturaleza. 

 

Además de sus bellos paisajes, está constituido por diversos glaciares, lo que le hace un lugar atractivo para visitar durante todo el año. Por ser una de las montañas más visitadas de la región Europea, cuenta con diferentes actividades deportivas siendo las más comunes el montañismo, senderismo y alpinismo. Aunque hay que tener en cuenta, que las rutas deben ser siempre guiadas por profesionales. 

 

Su clima se caracteriza por presentar precipitaciones fuertes durante todo el año, aunque existe una corta estación de sequía y una temperatura media anual de 25 grados centígrados

 

En cuanto a la fauna, las especies animales que predominan además de la cabra montesa, son el lobo y el lince. El águila se considera el rey de la montaña, aunque poder observarla en el recorrido de descenso no es tarea fácil. Una vez llegamos a la zona más baja, podremos ver otras especies como mulas, cerdos y ovejas entre otros.  La vegetación en la parte más alta de la montaña se caracteriza por una flora alpina, así como  cultivos de uva en la zona más baja. Debido a su belleza natural, es uno de los lugares que no puedes dejar de visitar.

El Mulhacén

Aunque su altura de 3.482 metros no es excepcional, si es el pico más alto de la península ibérica fuera del Cáucaso y los Alpes, aunque es el Teide el que está considerado el más alto de España. Su nombre se debe al penúltimo rey nazarí de Granada en el siglo XV, Mulay Hasan del que se dice está enterrado en esta montaña. 

Aunque no destaca por su dificultad técnica, cuenta con un desnivel de 4.000 metros por lo que hay que estar preparado físicamente. Aunque la flora y fauna es una de las de mayor diversidad de la Península Ibérica, cabe destacar la cabra montesa como una de las especies más conocidas entre otras 80 especies distintas de animales. Así mismo, la flora se puede dividir en cuatro categorías dependiendo de la altura donde se encuentre; zonas bajas, media montaña y alta montaña.

 

Ahora que ya sabes cuáles son las montañas más altas de Europa, ¿te atreverías a subir a alguno de los picos más altos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Ingeoexpert

Departamento de redacción de contenidos de Ingeoexpert

Leave a Reply