Central hidroeléctrica

Cómo funciona una central hidroeléctrica y cuál es su estructura interna

¿Sabes cómo funciona una central hidroeléctrica? ¿Conoces su estructura interna y los tipos que hay? ¿Cuáles son las centrales hidroeléctricas más importantes de España?

Las centrales hidroeléctricas aúnan dos energías renovables en un solo lugar pues mediante la fuerza del agua, esto es, de la energía hidráulica se obtiene energía eléctrica. Actualmente este tipo de centrales son las más extendidas en todo el mundo, por lo que la energía hidroeléctrica es la más utilizada de las energías renovables ascendiendo hasta el 65% de estas. Hoy en día el 16% de la energía eléctrica mundial proviene de la acción de las centrales hidroeléctricas.

Tipos de centrales hidroeléctricas

Antes de explicar cómo funciona una central hidroeléctrica y cuáles son sus partes es necesario conocer los distintos tipos de centrales que existen.

Según el estado del agua empleada una central hidroeléctrica puede ser de agua fluyente, sirviéndose para su cometido de la fuerza natural de un río para generar energía eléctrica, o de embalse, las cuales precisan de tuberías de alta presión para conseguir la energía hidráulica del agua en reposo. Estas últimas son más costosas que las primeras pero a la vez más útiles pues se puede obtener energía de ellas durante todo el año, por lo que es el modelo de central hidroeléctrica más utilizado.

cómo funciona una central hidroeléctrica

Relacionado: Curso de diseño, construcción y Explotación de presas

Otra manera de hacer distinción entre una central hidroeléctrica y otra es según la altura de la caída del agua. Cuando esta tiene una altura de más de 200 metros de caída se considera una central de alta presión. Los metros de altura a los cuales se puede obtener energía del agua pueden descender hasta 4 considerándose a estas centrales como de muy baja presión y siendo equipadas con el mejor equipamiento técnico para conseguir los mismos resultados que con las demás.

Cabe destacar las centrales mareomotrices, es decir, las que se sirven de la fuerza de las olas y mareas para generar energía. Este tipo de central hidroeléctrica no es aún muy investigado ni utilizado y parte de la culpa la tiene su elevado coste económico de construcción y mantenimiento en proporción con el nivel de energía generada, que en muchos casos no es superior a otro tipo de centrales de energía renovable.

Partes de una central hidroeléctrica

Para explicar las partes de una central hidroeléctrica nos centraremos en las centrales cuya agua se encuentra en un embalse.

Partes de una Central Hidroelectrica

Este tipo de centrales se componen de un embalse (1) donde se retiene el agua mediante una presa (2), una tubería forzada (3) que conduce el agua hasta la sala de máquinas compuesta por una turbina (4), un generador eléctrico (5) y posteriormente un transformador mediante el cual toda la fuerza hidráulica es transformada en energía utilizable y será transportada mediante la red eléctrica (6).

Cómo funciona una central hidroeléctrica

El agua situada en un embalse y retenida mediante la presa  accede a una turbina por medio de tuberías forzadas de alta presión en las que el agua adquiere una gran velocidad que más tarde será transformada en energía.

En la sala de la turbina, situada normalmente bajo tierra, es donde el agua alcanza su máxima velocidad gracias a un movimiento rotacional. Este elemento es el principal de una central hidroeléctrica y también el más conocido pues muchas centrales se llaman o se han llamado en función del tipo de turbina utilizada (Kaplan, Hélice, Pelton, Francis etc). Esta máquina transfiere la energía obtenida mediante la fuerza del agua a un generador eléctrico  que, como su propio nombre indica, se encargará de su transformación en energía eléctrica.

La electricidad viaja ya transformada desde los generadores hasta transformadores en los que se eleva la tensión de la misma para poder ser utilizada y transportada por medio de la red eléctrica.

Las 10 mayores centrales hidroeléctricas de España

España lleva más de cien años produciendo y suministrando energía hidroeléctrica siendo esta la más explotada en nuestro país.

España cuenta con más de 800 centrales hidroeléctricas, de las cuales 20 de ellas representan  el 50% del total. Hoy os traemos un listado de las diez mayores centrales ordenadas según la potencia generada, de las cuales seis son propiedad de Iberdrola y tres de Endesa.

10. Central de Mequinenza, 324 MW. Propiedad de Endesa. Ubicada en el río Ebro a su paso por Zarzagoza.

9. Central de Aguayo, 360 MW. Propiedad de Viesgo, la única de la lista que no pertenece a las dos grandes empresas de electricidad del país. Ubicada en Cantabria.

8. Central de Tajo de la Encantada, 360 MW. Propiedad de Endesa. Se trata de una central reversible, lo que significa que además de transformar la fuerza del agua en electricidad, también puede utilizar energía eléctrica para mover el agua.

7. Central de Estany-Gento Sallente, 468 MW. Propiedad de Endesa. También de tipo reversible y con cuatro turbinas Francis.

6. Central de Cedillo, 500 MW. Propiedad de Iberdrola. Situada en el punto de unión del río Tajo su afluente Sever, en la frontera con Portugal.

5. Central de Saucelle, 520 MW. Propiedad de Iberdrola. Utiliza el agua del río Duero a su paso por Salamanca.

4. Central de Cortes-La Muela, 630 MW. Propiedad de Iberdrola. Situada en Valencia se trata de la mayor central de bombeo de Europa.

3. Central de Villarino, 857 MW. Propiedad de Iberdrola. Esta central cuenta con un salto de agua de más de cuatrocientos metros de altura.

2. Central José María de Oriol, Alcántara, 957 MW. Propiedad de Iberdrola. Su embalse es el segundo más grande de España y el cuarto de Europa.

1. Central de Aldeadávila, 1.243 MW. Propiedad de Iberdrola. En realidad se trata de dos centrales hidroeléctricas situadas en la localidad de Aldeadávila, en Salamanca. Una de ellas tiene instalados unos 440 MW mientras que la otra alcanza los 800 MW.

¿Cuál es el futuro de las centrales hidroeléctricas?

Ya sabes cómo funciona una central hidroeléctrica pero, ¿cuál es realmente el futuro que le espera a este tipo de energía? Muchas centrales hidroeléctricas ya han superado su vida útil o al menos, están a punto de cumplirla, por lo tanto, ¿hasta qué punto debemos seguir promoviendo este tipo de energía?

Todo esto se plantea porque a pesar de que la energía hidráulica tenga la cualidad de ser renovable, al no agotar la fuente primaria a la hora de explotarla ni ensuciarla o contaminarla, el impacto medioambiental que provocan las grandes presas y embales suponen en muchas ocasiones una alteración del paisaje, como inundaciones del terreno, abandono de pueblos o el obligado desplazamiento de poblaciones. Incluso, a veces, se induce a un microclima diferenciado del que corresponde, algo que ha hecho dudar de la pureza o validez ecológica de la energía hidráulica en los últimos años.

Se espera que el futuro escenario de las centrales hidroeléctricas sea a través de una explotación más madura, estable y consciente de la preservación del medio ambiente y de los terrenos a los que pueda afectar, manteniendo así esta fuente de energía y a la vez mejorando su uso sin afectar al ecosistema.

 

Esperamos que te haya servido de utilidad nuestro post sobre cómo funciona una central eléctrica y esperamos tus comentarios y dudas al respecto. ¡Nos vemos en el próximo post!

Fuente: Renovables Verdes. El País.

1 comentario
  1. F
    Félix Hernán Ibarra Aranda Dice:

    Me parece sumamente interesante, aunque mi especialidad no es netamente eléctrica,… pero sí, lo es en estructura y obras sanitarias, drenajes y embalses hidráulicos que encierran en sí buena parte de una Central generadora electricidad a través de la energía hidráulica, inducida por una gran mas o volumen de caudal constante de agua.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad