Salar de Uyuni: el desierto de sal de Bolivia

Salar de Uyuni: el desierto de sal de Bolivia

El Salar de Uyuni se asemeja a un espejo infinito y es, sin duda, una auténtica maravilla de la naturaleza. Este salar se encuentra al suroeste de Bolivia, en la cordillera de los Andes, y además de ser el mayor desierto de sal continuo del mundo, también es el más alto, además de contener la mayor reserva de litio de la tierra. ¿Sabías que incluso es posible verlo desde el espacio? ¡Te lo contamos todo!

El Salar de Uyuni, el mayor salar del mundo

El Salar de Uyuni o Salar de Tunupa es el mayor salar del mundo con una extensión de más de 10.500 kilómetros cuadrados. Se encuentra al suroeste de Bolivia, en la región altiplánica de la cordillera de los Andes, en el departamento de Potosí, a más de 3.650 metros sobre el nivel del mar. Esto hace que muchos visitantes experimenten mal de altura si no se han aclimatado a esta situación, pero es una de las excursiones que no pueden faltar si se visita el país.  

Respecto a su historia geológica, lo que hoy es un desierto de sal fue hace miles de años el lago Michín, y posteriormente el lago Tauca tras el derretimiento glaciar.  Debido al calor de la actividad volcánica y la falta de afluentes, los dos grandes lagos se evaporaron miles de años después, dejando como residuos el salar de Coipasa y los lagos Poopó y Uru Uru. Al secarse la zona, las capas de sal situadas bajo los lagos se solidificaron, conformando la extensión plana que podemos ver actualmente si visitamos el Salar de Uyuni. 

Lo que más caracteriza a este salar es sin duda su gran reflectividad, convirtiéndolo en un espejo gigante durante las épocas de lluvia. Los lagos cercanos se desbordan y convierten la llanura en una gran reflejo del cielo. 

Además, el salar de Uyuni cuenta con 32 islas conformadas por corales y residuos de cianobacterias petrificados, que incluso albergan cactus gigantes, como la isla Incahuasi, una de las más visitadas de la zona. Muchas de ellas están preparadas para el turismo, pero quizás lo más extravagante que podemos encontrarnos en medio de esta explanada es un hotel de sal, preparado para los aventureros que se animan a conducir hasta el salar. 

Composición del Salar de Uyuni

La profundidad del salar es de 120 metros, y está formado por aproximadamente 11 capas de sal de distinto espesor, que van desde menos de un metro hasta diez metros, siendo la superficial la más espesa. Entre estas capas se acumula el agua de lluvia, lo que posteriormente se convierte en salmuera. En general, la costra de sal está formada por halita porosa llena de salmuera intersticial, que destaca por ser muy rica en litio, potasio, boro y magnesio. Sin embargo, lo que más destaca de esta salmuera es el litio, gracias al que podemos fabricar baterías, móviles, televisores y otros tantos dispositivo electrónicos. En total, en los más de 10 mil kilómetros cuadrados es posible que existan unos 100 millones de toneladas de este material, siendo la reserva de litio más grande del mundo. Esto ha supuesto que muchos gobiernos hayan realizado perforaciones para llegar hasta los depósitos de litio, un material que es considerado estratégico para el futuro de las naciones industrializadas. 

 

Curso de Geopolítica de los Recursos Naturales

 

Durante la estación seca, la salmuera se evapora y la superficie pasa a ser un auténtico lienzo de geometrías. En la época de lluvias, la parte compacta más superficial se disuelve de forma parcial y el nivel de salmuera sube por encima de la superficie, entre 10 y 30 centímetros, convirtiendo el Salar de Uyuni en un gran lago. 

Cuándo visitar el Salar de Uyuni

Si vamos a visitar el Salar de Uyuni, debemos tener en cuenta que podemos hacerlo en dos estaciones: la lluviosa y la seca. La estación lluviosa es desde diciembre hasta abril, y es el momento en el que se puede observar el efecto de espejo por el desbordamiento de los lagos. En este caso, muchos tours se cancelan por el exceso de lluvia, algo que suele pasar en diciembre o enero, por lo que es recomendable ser precavido. En la estación seca, de mayo a noviembre, las temperaturas bajan y el suelo se endurece, por lo que es posible conducir por zonas que durante la época lluviosa son inaccesibles. 

Respecto a la temperatura, entre mayo y noviembre es normal que descienda hasta los 15 grados bajo cero, pero la temperatura media anual se encuentra en los 10 grados aproximadamente. Entre enero y marzo las temperaturas son bastante agradables, aunque al ser la época lluviosa, esto puede provocar el descenso de las mismas. En general, la zona se caracteriza por ser fría, seca y ventosa, por lo que es importante llevar ropa de abrigo y prepararse en caso de un descenso de las temperaturas. 

En los meses entre diciembre y marzo, es posible llegar a ver la anidación de tres especies de flamencos en las lagunas altiplánicas:,el flamenco andino, el james y el chileno, algo que en los últimos años ha atraído la visita de muchos turistas. Además de ser una maravilla en sí, el Salar de Uyuni tiene un cielo impresionante, que por la noche y si no está cubierto de nubes, permite ver incluso la Vía Láctea. 

Seguro que alguna vez has visto alguna de esas fotografías graciosas en las que las personas parecen perseguidas por dinosaurios o minúsculas encima de una mano, y es posible que te hayas preguntado dónde era. Gracias a la inmensidad de este salar, puedes hacerte fotografías jugando con la perspectiva en un desierto blanco, una forma de llevarte un recuerdo peculiar de vuelta a casa. 

Fuentes:

http://www.revistasbolivianas.org.bo/pdf/rmuto/n31/n31_a02.pdf

https://www.ngenespanol.com/naturaleza/revista-impresa-junio-2017-salar-de-uyuni-bolivia-deposito-de-litio/

https://www.nationalgeographic.es/viaje-y-aventuras/consejos-de-viaje-salar-de-uyuni-el-desierto-de-sal-mas-grande-del-mundo

Ingeoexpert

Departamento de redacción de contenidos de Ingeoexpert.

Deja una respuesta