La contaminación del suelo

La contaminación del suelo

Cuando hablamos de contaminación, no solo nos referimos a la atmosférica. El suelo donde se cultivan frutas, verduras y hortalizas también sufre los efectos y las consecuencias de la contaminación. El suelo es un recurso vital y constituye uno de los elementos básicos del medio natural. Nuestro planeta está en grave peligro debido a la gran cantidad de residuos que desechamos. 

Cursos de medio ambiente

La acumulación de sustancias repercute negativamente en el comportamiento del suelo. Estas sustancias al volverse tóxicas, hace que los organismos que viven en él pierdan su productividad. Hasta hace poco, el suelo no se ha tenido en cuenta como un recurso medioambiental, aún sabiendo que constituye uno de los medios receptores de la contaminación más vulnerable y sensible. Por eso, te contamos todo lo que necesitas saber sobre la contaminación del suelo.

¿Qué es y cómo se produce la contaminación del suelo?

La contaminación del suelo, es la destrucción o degradación del suelo y de la superficie debid o a la acción directa o indirecta del hombre. Que el suelo esté contaminado tiene también su repercusión en el agua, tanto aguas superficiales como subterráneas. Otro efecto de la contaminación del suelo es la contaminación del aire, emitiendo gases que afectan a la salud de animales, plantas y personas, acelerando el efecto invernadero y repercutiendo negativamente en la capa de ozono. 

El uso de fertilizantes, fármacos y plaguicidas que se emplean en la industria de la ganadería y agricultura es uno de los motivos que provoca la contaminación del suelo. En concreto, del uso de plaguicidas de forma preventiva en la agricultura, tan solo el uno porciento llega a las plantas. El resto de este plaguicida contamina tanto el aire, como el suelo y el agua.

Por otro lado, los suelos sobreexplotados reducen la fertilidad de la capa del suelo a nivel superior. En general, la contaminación del suelo, como decíamos, no afecta únicamente al mismo ya que puede generar efectos como la destrucción del paisaje, afectando de forma indirecta a flora y fauna del lugar.

En definitiva, esto no solo tiene una variante medioambiental, sino también económica. Un suelo contaminado también pierde su valor económico dejando de ser productivo para la agricultura o ganadería.

Causas de la contaminación del suelo

Aunque existen causas de carácter natural en la contaminación del suelo, como precipitaciones de agua o erupciones de volcanes, la mayoría de estas causas son producidas por el ser humano.Aunque venimos hablando de la deforestación del paisaje y de la utilización de pesticidas y fungicidas en la agricultura, lo cierto es que siguen siendo muchas las causas de la contaminación del suelo como la industrialización a consecuencia del aumento en la demanda de alimentos. Cada vez se producen más bienes con el consiguiente aumento de basura, que debe ser depositada en algún lugar. Para responder a esta demanda por parte de la población se crean más industrias, lo que nos lleva nuevamente a la deforestación. Así ocurre, por ejemplo, con la construcción. Como existe un aumento en los proyectos de construcción se consumen más plástico, madera, ladrillos y metal, y por tanto no es posible evitar la contaminación del suelo.

Otra consecuencia no menos importante son los desechos nucleares.. El material sobrante radioactivo está compuesto por productos tóxicos dañinos para la salud, que para evitar que afecte a la población, son enterrados bajo tierra provocando así, de nuevo, la contaminación del suelo.

Por otro lado, los vertidos incontrolados de aguas residuales no tratadas y procedentes de instalaciones ganaderas, municipios o industrias, y que pueden contener sustancias químicas contaminantes,  son otra causa de contaminación del suelo, además de contaminar aguas superficiales y subterráneas. Para este motivo, el uso de depuradoras o realizar un vertido controlado puede ser una solución a tener en cuenta.

Consecuencias de la contaminación del suelo

La contaminación del suelo tiene una serie de consecuencias nocivas tanto para las personas como para los animales y vegetación, llegando al empobrecimiento global del ecosistema. Pero además tiene otra serie de efectos adversos entre los que se encuentran la salud de las personas debido a una exposición continuada a los suelos contaminados, generando daños congénitos y enfermedades crónicas. La presencia de metales contaminantes, así como productos químicos encontrados en el suelo pueden producir ciertos efectos adversos en las plantas, como inhibición en el crecimiento, fotosíntesis o alteración de la permeabilidad de la membrana celular. Muchas de estas consecuencias se producen de una forma silenciosa y lenta. La contaminación del suelo siempre acaba desembocando en un terreno inservible para realizar actividades tanto humanas, como para lograr un ecosistema variado y sano. 

Tipos de contaminación de suelo 

Si nos centramos en una tipología concreta, nos encontramos:

  • La contaminación exógena es la que proviene del medio ambiente que rodea el alimento, es decir, cuando los contaminantes son introducidos en la atmósfera debido a actividades humanas. Este tipo de contaminación es la más habitual y básicamente proviene de calefacciones, procesos industriales, automóviles….
  • La contaminación endógena, por su parte, es el proceso de concentración de toxicidad entre los que determinan algunos elementos metálicos, presentes en los minerales originales de algunas rocas. Este tipo de contaminación, se produce en el suelo debido a los desequilibrios de compuestos naturales que crean las precipitaciones del agua y las deposiciones atmosféricas. Podemos decir que los incendios forestales o las erupciones volcánicas son ejemplos de contaminación endógena.

Soluciones para reducir la contaminación del suelo

Aunque limpiar las zonas contaminadas es una manera de solucionar la contaminación del suelo, la principal forma de combatirlo es sin duda, la gestión y la educación de la prevención pero existen formas de frenar o combatir la contaminación del suelo:

  • Crear protocolos de penalización para aquellas empresas que realizan vertidos de residuos es una solución que ya podemos ver en activo. 
  • Así mismo, el consumo de alimentos sostenibles o el reciclaje de productos contaminantes como baterías o pilas pueden evitar las consecuencias de la contaminación del suelo. 
  • En este punto, el uso correcto de contenedores para el reciclaje, tanto para la basura o la depuración de desechos, es una forma efectiva de reducir esta contaminación.
  • La mejora de la gestión y planificación urbanística, del transporte como de las ciudades y una mejor planificación del tratamiento de aguas residuales
  • Apostar por el uso de energías renovables que se obtienen de fuentes naturales, son inagotables y no suponen ningún tipo de contaminación para el medio ambiente.
  • Optar por consumir productos locales de producción orgánica, vegetal o ecológica e incluso reducir el consumo de carne son otras soluciones para evitar la contaminación del suelo. La ganadería genera el 14,5% de gases de efecto invernadero, entre los que se encuentra el CO2

En definitiva, debemos reflexionar y aplicar las medidas para reducir la contaminación del suelo, garantizando así la protección del medio ambiente.

Ingeoexpert

Departamento de redacción de contenidos de Ingeoexpert

Deja una respuesta