El puente colgante de Bilbao, ¿Quién y cómo se construyó?

El puente colgante de Bilbao, ¿Quién y cómo se construyó?

Existe un puente colgante en Getxo que es famoso por ser una construcción especialmente singular. El puente colgante de Bilbao, o como también se le conoce, Puente Bizkaia, está ubicado en el tramo final de la Ruta de Bilbao, donde el mar se encuentra con el río Nervión. Representa una de las construcciones más importantes de la revolución industrial y la arquitectura del hierro a nivel mundial.

¿Quieres saber quién y cómo se construyó el puente colgante de Bilbao? En el post de hoy te traemos una recopilación de información acerca del puente colgante de Bilbao.

Construcción del puente colgante de Bilbao

Cuando los ingenieros de aquella época se plantearon la posibilidad de realizar un puente colgante, establecieron unas exigencias que debía cumplir: la posibilidad de traslado de pasajeros y carga, que no dificultara la navegación y que el coste de construirlo fuera razonable. El puente colgante las cumplía todas ellas pero, tres proyectos anteriores fracasaron.

Uno de ellos, consistía en el uso de cables como carriles al estilo teleférico. No fue viable, por eso se inclinaron hacia la opción de una estructura metálica basada en 2 vigas horizontales que soportan los carriles, apoyados sobre cuatro pilares en ambos márgenes del río.

Su construcción tiene lugar a finales del siglo XIX, cuando el arquitecto Alberto de Palacio y el ingeniero-constructor Ferdinand Arnodin, concibieron la manera de construir un puente que uniera las dos orillas del río sin que se interrumpiera el tráfico marítimo. Una de las orillas era rocosa y escarpada y la otra baja y arenosa, lo que dificultaba el paso de una orilla a otra.

Este magnífico puente, une los barrios de Las Arenas y Portugalete y, aún en la actualidad, casi 130 años después, se sigue utilizando para el mismo fin: comunicar ambos lados del río.

El puente colgante Bizkaia fue el primer puente transbordador que tuviera tal estructura metálica en todo el mundo. Un gran armazón con dos vigas horizontales de hierro, sostenido por cuatro torres. Hoy es el único puente colgante con estas características que queda en funcionamiento, prueba más que suficiente de su calidad arquitectónica.

Curso de cálculo de puentes con CSiBridge

Su construcción duró tres años, desde 1890 hasta 1893. Su inauguración tuvo lugar el 28 de julio de ese mismo año y el resultado fue una fusión entre innovaciones tecnológicas de la época: la ingeniería de puentes colgados de cables y la técnica de grandes vehículos mecánicos accionados con máquinas a vapor.

Arquitectura del Puente Bizkaia

Su estructura se caracteriza por cuatro torres de hierro, dos a cada margen de la Ría de Bilbao. Estas torres miden 61 metros de altura. Entre ellas, se encuentra en suspensión el peldaño de 160 metros de longitud a una altura de 45 metros sobre el nivel del mar en pleamar.

La construcción está fabricada con piezas de hierro laminado en taller y unidas mediante remaches al rojo vivo. Se trababa de conseguir una buena fijación de todo el conjunto. Para ello, se utilizaron 8 cables de sustentación fabricados en acero, dispuestos 4 a cada lado del puente y anclados en bloques de cimentación en las dos márgenes de la Ría, a 110 metros de distancia de las torres. El travesaño cuelga sobre las torres. Es decir, no está soldado ni remachado.

Además, se puede acceder a la pasarela de 45 metros de altura, ya que esta es peatonal. El acceso se hace mediante unos ascensores panorámicos, desde donde contemplar en su totalidad la Ría de Bilbao. También se puede observar el funcionamiento de la barquilla, el carro y los motores.

La barquilla, permite transportar tanto vehículos como pasajeros. La barquilla cuelga de un carro de 36 ruedas y 25 metros de longitud que se desplaza por los carriles del travesaño horizontal. Si bien en sus comienzos, una caldera de vapor accionaba todo el conjunto, hoy en día todo funciona gracias a 12 motores movidos por electricidad.

El puente colgante de Bilbao no ha sufrido muchos cambios a lo largo de sus casi 130 años de existencia. Sin embargo, en 2010, cambiaron su color negro por un color oxidado denominado “Vena Rojo Somorrostro”, que iba más acorde al tono general de la ciudad de Bilbao y de otras obras como el Palacio de Euskalduna o la escultura de Serra.

puente bizkaia

Datos curiosos sobre el Puente Colgante de Bilbao

Aunque el Puente Bizkaia ha sido galardonado con varios premios a lo largo de su historia, el más importante ha sido la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su historia, la belleza, funcionalidad e influencia de su tecnología en la construcción posterior de otros puentes, fueron razones que llevaron a este organismo a otorgar este distinguido reconocimiento al puente colgante de Bilbao.

Este galardón representa el primer Patrimonio de la Humanidad de toda Euskadi y el primero de carácter industrial de toda la península. 

Además, la duración del viaje entre ambas orillas del río es muy corta. Menos de dos minutos se tarda en hacer el trayecto. Tiene mucha capacidad, en su interior hay sitio para 6 turismos y 200 pasajeros y funciona los 365 días del año, las 24 horas del día.

El puente colgante de Bilbao puede ser visitado y varias empresas y organismos ofrecen tours por la ciudad de Bilbao en los que se visita el puente de Bizkaia.

El puente colgante de Bilbao forma parte de la historia del País Vasco como una gran innovación tecnológica del siglo XIX. Gracias a su funcionamiento, Bilbao tuvo un periodo de extraordinaria actividad económica, lo que enriqueció mucho la zona dando lugar al nacimiento de compañías mineras, sociedades navieras y empresas siderúrgicas. Es un monumento a la Revolución Industrial que merece la pena conocer de cerca y ser testigo de su funcionamiento en la actualidad.

 

 

Fuentes consultadas:Turismo Vasco, Puente Colgante, Getxo Turismo

Ingeoexpert

Departamento de redacción de contenidos de Ingeoexpert

Deja una respuesta