Así será el asombroso rascacielos que luchará contra la contaminación atmosférica

Los casi 23000 arbustos y plantas del edificio podrán llegar a absorber hasta 130 toneladas de emisiones de dióxido de carbono (CO2) cada año

Taipei, la capital de Taiwán, será la ciudad donde se levantará, en septiembre de 2017, el Tao Zhu Yin Yuan, el rascacielos ecológico que está en boca de todos por su espectacular diseño.

El arquitecto Vincent Callebaut es el responsable de este complejo residencial, un nuevo paso en el desarrollo de la arquitectura más concienciada con el medio ambiente: la arquitectura bioclimática.

El Tao Zhu Yin Yuan deslumbra ya en las primeras imágenes que ha publicado la prensa. No solo por su afán por convertirse en un rascacielos ecológico que combata la contaminación, sino por su diseño, que le da un aspecto inusual en un edificio, sobre todo de estas dimensiones: parece retorcerse sobre su eje central.

Relacionado: nuestros cursos de arquitectura.

Rascacielos contra el cambio climático

En declaraciones a CNN, el arquitecto ha explicado que su retorcido rascacielos “presenta un concepto pionero de eco-construcción residencial sostenible que ayudará a reducir la huella de carbono de sus habitantes”.

El complejo de apartamentos, que llega hasta los 21 pisos, también está diseñado para que sus residentes ahorren en consumo de energía. Para conseguirlo, se han preocupado de que el diseño utilice luz y ventilación natural. Además, incluye un sistema de reciclaje de agua lluvia y paneles solares en el azotea, con los que reduce el impacto medioambiental del edificio.

Así mismo, este original edificio contará con 23.000 árboles y arbustos. Estas plantas, según los cálculos de Callebaut, serán capaces de absorber 130 toneladas de dióxido de carbono por año. Queda claro así que la apuesta no es simplemente estética: es la última demostración de cómo el cuidado del medio ambiente está presente en todos los ramos del conocimiento humano.

Arquitectura bioclimática y casas pasivas

Vicent Callebaut, con sus espectaculares diseños, convierte en noticia una tendencia arquitectónica bien conocida por todos: el intento de aunar funcionalidad, diseño y protección del medio ambiente.

Cuando hablamos de arquitectura bioclimática nos referimos, en definitiva, a diseñar edificios aprovechando los recursos naturales disponibles en el lugar en el que se levantan: sol, precipitaciones, viento, vegetación, tipo de suelo… De este modo, se ahorra energía y disminuye el impacto medioambiental.

Aunque reaparezca de cuando en cuando en los medios de comunicación generalistas, el concepto de casa pasiva, por ejemplo, tiene casi treinta años. Las casas pasivas son aquellas que, teniendo en cuenta distintos factores, ahorran energía y reducen su huella ecológica. Durante los años ochenta se empieza a investigar en este concepto y desde entonces son decenas de miles de viviendas con estas características las que se edificado en todo el mundo, incluyendo España.

El ahorro energético es uno de los campos en los que más se ha innovado dentro de la arquitectura y los últimos años traído espectaculares avances. El Tao Zhu Yin Yuan es buena muestra de ello.

Relacionado: nuestros cursos de medio ambiente.

Algunas ideas vinculadas con las casas que ahorran energía son:

  • Cuidar la ventilación y el aislamiento: clave para mantener la temperatura, tanto en verano como invierno.
  • Orientar adecuadamente la construcción, de forma que se aprovechen las horas de luz solar lo máximo posible.
  • Utilizar materiales naturales en su construcción: los autóctonos reducen el impacto del transporte y suelen ser más baratos.
  • Reciclaje y reutilización de residuos que producimos una vez vivimos en la casa.
  • ¿Tienes jardín? Los árboles de hoja caduca protegen durante el verano y dejan pasar la luz del sol en invierno.

Vincent Callebaut, el bioarquitecto

Vincent Callebaut nació en el año 1977 en Bélgica. Este arquitecto ha desarrollado su carrera como arquitecto siempre en la línea de la ecología y sus diseños han intentado siempre incluir aspectos como las energías renovables, la biodiversidad o la agricultura urbana.

Entre sus proyectos, destaca el Dragonfly, una suerte de granjas verticales en la isla de Manhattan o el complejo multiusos The Gate, actualmente en construcción en El Cairo. Todos sus proyectos tienen un marcado objetivo de luchar contra el cambio climático, tanto a nivel arquitectónico como por la visibilización del problema.

Para cerrar, os dejamos con una cita de Callebaut de la entrevista en la CNN para reflexionar: “En el 2050 seremos 9.000 millones de seres humanos y el 80% de la población mundial vivirá en megaciudades. Es el momento de tomar acciones concretas contra el cambio climático, de inventarnos estilos de vida más responsables con el medio ambiente y de incorporar la naturaleza a nuestras ciudades. No es una tendencia. Es una necesidad”

Fuente: CNN, Vincent Callebaut Architectures.

2 comentarios

    Trackbacks y pingbacks

    1. […] la realidad; no solo con el futuro sino también con el presente. Por ejemplo, mira este ejemplo de arquitectura bioclimática. ¿No es […]

    2. […] que están en relación con sus respectivos contextos”. Esta idea puede relacionarse con otros proyectos arquitectónicos que tienen en cuenta el medio ambiente en que están […]

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    He leído y acepto la política de privacidad